Este vino chileno es, quizá, uno de los más consumidos por los mexicanos y no es sorpresa, ya que esta cepa es la más famosa de la casa Concha y Toro.

En 2005, la cosecha fue elegida como la mejor del mundo por Decanter.

El vino tiene intensos aromas a cerezas, ciruelas y toques de vainilla y tostado. Posee mucho cuerpo, es elegante e ideal para acompañar carnes rojas.

Color: Rojo rubí intenso y profundo.

Aroma: Notas a cereza, grosella y ciruela negra, con toques a tostado aportadas por la madera.

Sabor: Cuerpo medio de taninos sedosos y firmes con un largo y persistente final.

Este vino se debe servir en una compa de tulipa, más grande que la copa para vinos blancos con el objetivo de mover y oxigenar la bebida. La temperatura ideal para servirse es de 18º y marida perfectamente bien con carnes rojas como chuletas de cordero y otros cortes con buena presencia de especias.

Consejos:

  • Nunca se debe servir más de media copa.
  • Es bueno permitir la oxigenación del vino antes de servirse.
  • Para servir distintos tintos, se debe tomar en cuenta su “carácter”, empezando por los más ligeros y terminando con los más estructurados.

Comentarios

comentarios